martes, 15 de diciembre de 2009

Harry el fuerte


(Magnum Force) USA, 1973. 124m. C.
D.: Ted Post
I.: Clint Eastwood, Hal Holbrook, Mitch Ryan, David Soul

Los créditos: sobre fondo rojo, una mano anónima (suponemos que la de Harry Callahan) sujeta una pistola magnum del 44. La cámara se va acercando al arma mientras se superponen los créditos. Una vez finalizados éstos, el arma apunta directamente al espectador. En off escuchamos: "Esto es una magnum del 44, el revólver más potente del mundo. ¿Te sientes afortunado?" Esta cita, una de las más célebres de Harry el sucio no sirve sólo como guiño cómplice hacia el público, sino que resulta toda una declaración de principios.

Ese famoso monólogo que definía de un plumazo el personaje de Harry fue escrito por John Milius de manera no acreditada. En esta segunda parte, Milius aparece como firmante del libreto (junto con Michael Cimino, director de otro film policíaco de culto: Manhattan Sur, con guión del no menos polémico Oliver Stone) y esa secuencia de créditos supone una afirmación de su importante papel en la película anterior. Pero también funciona como presentación de las inquietudes de Milius: el fetichismo por las armas es una constante en Harry el fuerte. El arma de Harry es tan definitoria de su personalidad como le diferencia de sus compañeros en el cuerpo o sus enemigos. El momento decisivo de la investigación del inspector Callahan se resolverá en un concurso de práctica de tiro. A lo largo del film son constante los planos de armas sacadas de sus cartucheras, recargas de munición y las pistolas parecen una parte natural del cuerpo, una extensión más del brazo. En el universo de Harry el sucio un arma no es un medio de defensa o agresión, forma parte misma del instinto de supervivencia humano.

Uno de los aspectos más polémicos de Harry el sucio fue la consideración del film, y de su protagonista, como un ejemplo de discurso fascista. Harry el fuerte parece diseñada como una respuesta a esa consideración con la creación de un grupo de vigilantes que ponen en tela de juicio la negligencia e ineficacia del sistema. Este grupo le sirve a Milius para conservar el espíritu antisistema pero, a la vez, matizarlo humanizando al personaje encarnado por Clint Eastwood, atendiendo a sus relaciones amistosas dentro del cuerpo y a su vida privada. De esta manera, Harry ya no es un personaje tan incómodo e, incluso, se le permite una declaración de principios donde dejar claro su opinión del sistema y de los vigilantes. Esta humanización del personaje principal convierte a Harry el fuerte en un film más violento que el anterior, con un número superior de muertos y unas escenas de acción más directas y espectaculares. Con todo, el último plano del film vuelve a dejar al héroe solo en un escenario desolado. La maldición que tiene que arrastrar quien vive en una espiral de violencia sino quiere arrastrar a esa espiral a aquellos que más quiere.

2 comentarios:

fer1980 dijo...

Bueno, ya sabes que me gusto más la primera, pero esta es también muy buena, con un tipo de cine, que se toma su tiempo en presentar las cosas y que luego va al grano sin estridencias, algo que es raro de ver hoy en día.

Int dijo...

Está claro que "Harry el sucio" es un clásico casi insuperable, pero me resulta muy interesante la manera con que en esta 2ª parte se matiza el personaje original sin llegar a traicionarle.