lunes, 28 de diciembre de 2009

Apocalypse Now Redux


(Apocalypse Now) USA, 1979. 202m. C.
D.: Francis Ford Coppola
I.: Marlon Brando, Martin Sheen, Robert Duvall, Frederic Forrest

Durante unos segundos la pantalla permanece en negro. Sólo oímos el ruido lejano de los helicópteros al pasar. El fundido se abre y vemos un majestuoso plano de la selva. El encuadre es cruzado por el tren de aterrizaje de los helicópteros. Suena "The End", de The Doors y una gran explosión cubre todo de fuego. Sobre ese infierno se superponen diversas imágenes: el rostro de Willard y el de una estatua budista. El ruido de las hélices de los helicópteros acompañan el movimiento de las aspas del ventilador de la habitación en la que el capitán Willar espera su misión. Espera volver a la jungla. Pero si algo nos ha mostrado este comienzo, es que Willard lleva la jungla en su mente. Forma parte de él. Alguna de las imágenes que hemos visto pertenecen al final de la película. El pasado (las anteriores misiones de Willard en Vietnam), el presente (su estancia etílica en un hotel de Saigón) y el futuro (su siguiente objetivo en la selva) se funden. Apocalypse Now es un viaje mental a través del tiempo. Concretamente, un viaje hacia el pasado.

Durante su primera hora, Apocalypse Now transcurre durante un escenario concreto y con un objetivo específico: la jungla vietnamita a finales de los años 60, en pleno conflicto bélico; la misión de Willard y sus acompañantes es remontar el río más allá de Camboya para terminar con la vida del coronel Kurtz, quien se ha perdido en la selva, lejos del mandato de sus superiores, y formando un pequeño ejército personal: en suma, convirtiéndose en un Dios. En esta parte del film, Coppola confecciona la película bélica más operística de la historia: el ataque de los hombres de Kilgore con sus helicópteros al ritmo de "La cabalgata de las Walkyrias" de Wagner, o el espectáculo de las chicas Playboy para entretener a los chicos que dan su vida por su país, combinan el retrato realista con la parodia; la histeria con el drama, para realizar una visión de la guerra tan épica como absurda.

A medida que Willard se acerca a los territorios de Kurtz, la selva se difumina y el enemigo resulta inconcreto (el tigre que ataca a Willard y Chef mientras buscan mangos en la selva) e invisible (el ataque con bengalas que parecen disparadas por los mismos árboles). La selva se convierte en un cementerio en el que el hombre no tiene cabida, sólo quedan vestigios enterrados de su paso (la cola de avión que surge del río y permanece posada en las ramas de los árboles). Finamente, Willard recala en la prehistoria: las armas de fuego son sustituidas por flechas y lanzas. Un imponente templo construido con piedra emerge de la espesura de la selva. El propio Lance, que nos es presentado como un joven rubio típicamente californiano aficionado al surf y que pasará a fusionarse con los indígenas que acompañan a Kurtz. Hemos llegado al mismo inicio del alma humana: lucidez y locura; fuego y sangre; barro y agua. Todo está envuelto en un terreno moral alejado de cualquier vestigio de civilización. Sólamente está el hombre, con todo su poder atávico.

La escena de la plantación francesa (inédita en la versión original y recuperada en la Redux), situada estratégicamente justo antes de la llegada a los dominios de Kurtz, es esencial para la supervivencia de Willard, tanto la de su mente como la de su cuerpo. Emerge entre la niebla, envuelta en una atmósfera ensoñadora. La iluminación natural, los colores cálidos, nos sitúa en un limbo en el que la esperanza humana aún no se ha perdido. Aquí, los muertos reciben sepultura, mientras que el campamento de Kurtz estará formado por los cuerpos de sus víctimas, tirados, colgados. Abandonados. Durante la cena con la familia que vive allí, Willard recibirá una lección acerca del papel militar de Estados Unidos a través de la historia de sus conflictos bélicos. De esta manera, ese paisaje abstracto en el que se había sumergido tomará forma. Principios como "honor" y términos como "ideología" volverán a adquirir significado. La noche que pasa con Roxanne Serault le recordará que el cuerpo humano también puede ser cálido y suave. La pasión se impone a la muerte. Gracias a este contacto humano, a esta luz de esperanza, Willard podrá internarse en el mismo corazón de las tinieblas y sobrevivir.

4 comentarios:

lord_pengallan dijo...

Me ha gustado mucho tu reseña y además me ha revelado temas que hasta ahora me habían pasado desapercibidos.
Aquí te dejo una reseña que escribí sobre la peli por si te interesa y tienes un raro tonto.
http://elcritiquitas.blogspot.com/2008/06/apocalipsis-now-redux-en-clave-mtica.html
Muy interesante el blog.

Int dijo...

Hola. Gracias por tus palabras y bienvenido.

Hablar sobre un film tan mítico como AN es complicado sin caer en lugares comunes, así que lo mejor es reflejar las interpretaciones que cada uno tiene de la obra para arrojar, entre todos, algo de luz a un film tan críptico. Dejo claro que, para mí, la versión Redux es la definitiva y superior, pues da alugar a un film más equilibrado.

Aprovecho para recomendar una serie de textos en mi opinión fundamentales para quienes quieran profundizar en el film de Coppola:

-"El libro de Apocalypse Now", de Peter Cowie. Escrito en base a las entrevistas con el equipo original y el acceso a documentos de American Zoetrope.
-"Con el corazón en tinieblas", de Eleanor Coppola. El diario que escribió la mujer de Coppola durante el rodaje del film y que da aporta una visión más personal e íntima del rodaje.
-"Guia para ver Apocalypse Now Redux", de Ramón Moreno Cantero. Supone un análisis casi plano a plano del film.
-"El corazón de las tinieblas", de Joseph Conrad. En la excelente edición de Cátedra se incluye un análisis de la obra y la vida de Conrad que también arroja mucha luz sobre el film de Coppola.

Un saludo.

lord_pengallan dijo...

Graciar por leerte mi tocho :)
Completamente de acuerdo con lo de que la versión de Redux es la definitiva.
Gracias por la bibliografía. la buscaré. Lo único que he leído es la novela de Conrad (pero buscaré la de Cátedra por su análisis), algunos textos en internet (algunos muy interesantes) y ver el documental sobre la peli de la esposa de Cop.

Andrea Pérez Ulloa dijo...

Creo que esta película ha sido muy buena, un súper clásico del cine, se lanzó en 1972 pero aun tiene vigencia. Retomando diferentes aspectos dentro de la película, ha constituido muchas cosas. La historia es buena, los actores también, en especial Robert Duvall , quien ha hecho una carrera muy buena a lo largo del tiempo, uno de sus mejores trabajos ha sido El Juez un film que tiene un año de haberse estrenado.