martes, 22 de junio de 2010

El Caballero Oscuro

(The Dark Knight)
USA/UK, 2008. 152m. C.
D.: Christopher Nolan P.: Christopher Nolan, Charles Roven & Emma Thomas G.: Jonathan Nolan & Christopher Nolan I.: Christian Bale, Heath Ledger, Aaron Eckhart, Michael Caine F.: 2.35:1

La primera imagen de El Caballero Oscuro consiste en una panorámica que recorre el skyline de Gotham City. Una ciudad muy alejada de lo visto en anteriores acercamientos cinematográficos al personaje creado por Bob Kane: si por algo destaca es por la ausencia de elementos góticos. Por el contrario, nos encontramos con unos edifícios rectos y armónicos, relucientes. La estampa despide una sensación de realismo: nos olvidamos de Tim Burton y nos acordamos de Michael Mann. Nolan construye un entorno visual y narrativo heredado del cine del director de Heat: antes que una película fantástica de súper-héroes, El Caballero Oscuro es un film policíaco, desprovisto casi por completo de elementos fantásticos o de ciencia-ficción, y buscando en todo momento un tono verosímil.

Una verosimilitud que se ve reflejada en los principales protagonistas del film y especialmente en la caracterización del Joker. Lejos de su condición de super-villano, nos encontramos con un psicópata surgido de las calles, de enigmático origen y retorcidas intenciones, de aspecto sucio y desaliñado, y que sustituye su icónica sonrisa por unas cicatrices que le dan un aspecto tan inquietante como repulsivo. Una extraña criatura que parece concentrar en su figura los males y los vicios de la criminalidad urbana, como si fuera el reflejo distorsionado y abisal del lado oscuro de Gotham City (o de cualquier ciudad): un producto de nuestros tiempos contaminados. Y cuyos planes no tienen nada que ver con la codicia ni con el poder. El objetivo del Joker es desestabilizar el orden imperante, poner en marcha el motor del caos y observar como la civilización es reducida a cenizas por el fuego que ella misma ha encendido.

La atmósfera realista de la que hace gala El Caballero Oscuro resulta incompatible con la figura del súper-héroe como una figura superpoderosa capaz de proezas sobrehumanas. Aquí Batman más que un justiciero de carne y hueso es presentado como un símbolo, un ideal que puede salvar a una ciudad más por lo que representa que por sus actos. Es por ello que el film incide en todo momento en el lado humano de Batman, es decir, en Bruce Wayne: en su vulnerabilidad física (Wayne suturándose él mismo una herida; su espalda desnuda, llena de golpes y moratones) y su fragilidad psicológica. Posiblemente, El Caballero Oscuro sea la mirada más profunda que se haya realizado de la figura del súper-héroe: de su responsabilidad, tanto con los demás como consigo mismo. Y las reflexiones (con todas sus aristas) éticas y morales que conlleva el ser un símbolo, capaz de aglutinar tanto la esperanza como el miedo.

Es por todo esto que El Caballero Oscuro es, por encima de su condición de cine espectáculo, un film teórico, o, mejor dicho, cine de tesis que utiliza un entorno y unas figuras para transmitir un mensaje. Sin que falten referencias directas al universo del papel del que proviene el personaje (la escena del interrogatorio al Joker recuerda a las primeras páginas de La broma asesina; o el clímax final, inspirado en el de Batman: Año Uno) ni espectaculares escenas de acción (mención especial al traslado de Harvey Dent en un furgón de la policía que será acosado por el Joker, con esa impactante imagen del camión dando una vertiginosa vuelta de campana), Nolan tiene claro (quizás demasiado) que su Batman tiene poco que ver con el cine de acción y que es más, mucho más, que una película de súper-héroes. El Caballero Oscuro es una película intensa y vibrante, en ocasiones arrolladora y otras emocionante, pero uno no puede dejar de preguntarse si no es posible hacer un cine superheróico serio y profundo sin tener que levantar tanto la voz.

8 comentarios:

Ángel dijo...

Me parece un peliculón desde el punto de vista técnico. Las tomas, la calidad de los decorados, los efectos especiales, vestuarios, etc

Pero como película de Batman no me gusta. Joker se tira un rollo psicológico durante toda la película, como maestro del suspense, con un plan meticuloso para al final desarrollar una absurda teoría sobre la condición humana en una escena, la de los barcos, que no me acaba de llegar. No se, creo que esperaba algo más complejo y elaborado. La actuación es perfecta, pero hay algo que no me gusta en este Joker

Después, es el único enemigo carismático junto a dos-caras, faltan más apariciones estelares y menos apariciones de lacayos sin peso argumental

Y Batman no me gusta en absoluto, ni el tipo elegido, cómo actúa o el que le hayan convertido en un chulo rollo Tony Stark, en otras películas está mucho más comedido

Y por supuesto los Bat-vehículos son horribles, nadie espera que volvieran a utilizar los estilizados diseños de los 90 con ese batmovil inverosímil de lineas góticas, pero el cacharro ese que usan en las últimas películas da pena verlo

No es mi héroe favorito, pero para mí esta película hace aguas en algunos aspectos

Ángel dijo...

Por cierto, ya veo que te ha molado Peace Walker, te delata la cabecera

Pensaba que Paz no sería muy relevante en la historia (aunque me imaginaba que lo del título era por ella)

Solo he jugado el primer nivel, tengo que ponerme con él esta semana

Int dijo...

La idea del Joker como una fuerza de la naturaleza, un generador de caos me mola bastante, aunque estoy de acuerdo con que la escena de los ferry no funciona: demasiado teórica y bastante tramposa. A mí la idea de Batman que tiene Nolan no me gusta, en cambio su Bruce Wayne me parece muy atractivo.

El Bat-Tanque me resulta simpático porque me recuerda el batmóvil de EL REGRESO DEL SEÑOR DE LA NOCHE (aunque este era mucho más chulo) y la moto sí me gusta bastante.

Llevo unas 10 horas al PEACE WALKER y me está gustando mucho. Kojima ha logrado adaptar la jugabilidad de los títulos de sobremesa a una portátil. Las misiones de infiltración son muy divertidas. La única pega (provisional) es que la historia no es tan intensa como la de sus hermanas mayores, pero veremos como progresa. Por cierto, me encanta administrar MOTHER BASE.

Aprovecho para decirte que tengo que llevar mi PSP (y posiblemente la de un amigo) a tu taller mecánico para que pase la ITV.

Ángel dijo...

¿No tiene el firmware 5.00 M33?

Con ese, que es el que tengo en la blanca, puedes jugar a cualquier juego. Y de hecho te lo recomiendo más que el 5.00 GEN D3 que es el último

Lo que sí tienes que bajar es el programa que te permite parchear los juegos desde la propia consola

http://is.gd/d0khf

Échale un ojo, de todas formas la próxima vez que nos reunamos te explico como va el tema. A ver si esta semana no tengo ninguna historia el Domingo y podemos quedar los 3 mosqueteros

Int dijo...

El problema es que el PEACE WALKER incluía una actualización y me ha instalado la versión 6.20.

Ya sabes que lo de los juegos de PSP me da un poco igual, pero así no funciona ninguno de los emuladores.

Ángel dijo...

Ah, ok, eso es otra cosa, los emuladores son fundamentales

Yota dijo...

Una película genial. Me parece que le sobra algo de metraje pero pocas películas hay perfectas.

Los mejores villanos que se han visto en una película comiquera.

Int dijo...

Completamente de acuerdo, Yota. Las dos primeras horas son geniales, pero en la última media hora me empiezo a desinflar.

Me parece ejemplar el tono realista con el que Nolan presenta a sus villanos, perfectamente coherentes con la atmósfera policíaca del film.

Gracias por los comentarios.