jueves, 22 de abril de 2010

Iron Man


(Iron Man) USA, 2008. 126m. C.
D.: Jon Favreau
I.: Robert Downey Jr., Terrence Howard, Jeff Bridges, Gwyneth Paltrow

El éxito de una película como Iron Man (en todos los níveles, tanto público como crítica han llegado, esta vez, a un acuerdo) dice más del contexto en el que nace y se estrena, que de la propia película en sí. Tampoco es una novedad, y hace unos años ocurrió algo muy parecido con otra película de súper-heroes. Al igual que sucedió con X-Men 2, Iron Man no es un logro especial, pero situada entre producciones tan anodinas como el díptico de Los 4 fantásticos y superproducciones tan pagadas de sí mismas como El caballero oscuro, destaca inevitablemente al ofrecer un producto bien hecho, que cumple los requisitos mínimos que habría que exigirle a cualquier producto de entretenimiento, pero sin ir más lejos.

Iron Man sigue paso a paso el esquema básico de este tipo de films (que, casi, han confeccionado un subgéneros por sí mismos): la presentación del personaje principal y la descripción de su estilo de vida (la desenfrenada y hedonista vida de Tony Stark, hipérbole del playboy, que se nos resume en un prólogo precipitado haciendo un uso injustificado, además, del recurso del flashback); el accidente que le hace abrir los ojos y toma de conciencia de la necesidad de hacerse responsable del enorme poder que ostenta (¿nos suena esto de algo?) en una escena especialmente inverosímil (la capacidad de Stark de construir un prototipo funcional de la armadura de hierro en una cueva); la construcción del "traje" y primeras pruebas (que da lugar a algunos afortunados instantes cómicos); y finalmente la puesta en práctica de las habilidades del invento en una prueba contrarreloj en la que se ve involucrados sus seres más cercanos.

Como vemos,
Iron Man no guarda ninguna sorpresa, prefiriendo ir a lo seguro. Es por ello que el director, John Favreau, se conforma con ofrecer un espectáculo bien fait, esforzándose en las eficaces escenas de acción (en las que, todo hay que decirlo, no abusa del montaje corto: en todo momento se entiende lo que está pasando) e intentando despachar con corrección el resto (la relación entre Tony Stark y su secretaria -interpretada por Gwyneth Paltrow-, apuntada y desarrollada lo mínimo para preparar el climax final; el villano del film, carente de carisma). El resultado es aparente, pero impersonal, lo cual corta el vuelo del espectáculo.

Pero Iron Man se beneficia notablemente de la presencia de su protagonista, un Robert Downey Jr. quien parece haber concebido el personaje de Tony Stark como si fuera su alter ego, una medida con la que poder expiar sus pecados. Excelente actor de turbia carrera, pasando de joven promesa (su nominación al Oscar por Chaplin) a juguete roto hollywoodiense (su despido de la serie Ally McBeal por sus problemas con las drogas), Downey Jr. se refleja en la redención de Stark, haciendola suya, demostrándonos que, esta vez sí, ha dejado atrás su oscuro pasado para hacer un buen uso de sus poderes: el enorme talento de un gran actor.

7 comentarios:

Angel dijo...

Me sorprende que hables sobre un producto tan comercial

La película en sí no me gustó pero cumple con lo que promete, un espectáculo de efectos especiales, al menos en la mayoría de las escenas. De las mejores integraciones 3D vistas hasta la fecha

Quitando eso sí el robozilla final, que daba pena verlo, y la primer armadura. No digo que tuviera que ser una obra de ingeniería, estando hecha en una cueva, pero si es inexplicable como funciona la "oficial", que ese cacho de chatarra se moviera es ciencia ficción dentro de la propia película

Los trailers de la 2 tienen buena pinta en lo mismo, efectos especiales, más y mejor. Supongo que actualizarán enemigos ... y poco más

Ya no confío en películas de super-héroes creados para el comic, parecen todas hechas por el mismo director

Ale, voy a ver mis películas ultra-wide-screen

PD: Este domingo habrá que hacer un vicio variado. Enviaré un SMS a MJ por si las moscas -aunque ya es seguro que no- y tú avisa a Olahf, que sigo sin tener su número -quedaremos mil veces y aún así no se lo pediré-

fer1980 dijo...

Bueno, estoy bastante deacuerdo con tu valoración, un entretenimiento muy digno con un enorme Robert Downey Jr., que a lo mejor en otro contexto no sería gran cosa, pero que hoy se agradece y hace pasar un buen rato, sobre lo del origen del personaje, en los comics era así, han sido muy fieles en ese aspecto (cambiando eso si las selvas de Vietnam por el desierto afgano, algo que por otro lado también se hizo en los comics en al puesta al día del origen de la mano de Warren Ellis, unos años antes de la peli), que ¿te animas a ver la 2?

Int dijo...

ÁNGEL:
Por aquí vas a ver de todo. Este blog es algo así como un diario de lo que veo día a día y soy un espectador omnívoro. También es verdad que de vez en cuando hay que dejar caer algo más conocido para que la gente pueda opinar y así.

Y te doy la razón en lo que respecta a la integración del 3D. Lo mejor que puedo decir es que ni te planteas que es CG.

PD.: Ya he avisado al sr. Olahf. En cuanto sepa algo te lo digo. Pero puedes contar conmigo.

FER:
Desconozco por completo los orígenes comiqueros (sic) de Iron Man. Pero lo que critico no es la escena en sí, lo inverosímil es como nos la enseñan. Un ejemplo: en DARKMAN era completamente inverosímil que el protagonista pusiera en marcha de nuevo su laboratorio cuando este había sido completamente destruido. Pero la puesta en escena delirante y excesiva de Sam Raimi sí conseguía hacerlo creíble: lo que se llama la suspensión de la credulidad.

En cuanto a lo de la 2ª parte, quien sabe. Despues de todo, SPIDER-MAN, X-MEN y BATMAN BEGINS tuvieron secuelas superiores. Quizás se repita el caso.

Un saludo a todos

olahf dijo...

Que no sorprenda no tiene porque ser un defecto, al menos para mi, no busco una reinvención del cine en cada película, a mi me ha gustado solo le pedí entretenimiento y eso me lo dio de sobra, a ver ahora la 2

Int dijo...

El problema de IRON MAN es que se pliega totalmente a la fórmula estandar de este tipo de films. Resulta tan tópica, tan previsible, que acaba siendo un contínuo deja vu. Cierto, no me aburrí, pero tampoco me emocionó en ningún momento. Prefiero un fracaso con personalidad (como SUPERMAN RETURNS) que un (relativo) acierto anodino.

Yota dijo...

A mi me parece un peliculon de superhéroes, solo por detras de X-Men 2 y Spider-Man y muy superior a cualquier pelí de DC

Int dijo...

De lo que podríamos llamar el cine de súper-héroes moderno yo me quedaría con: SPIDER-MAN 2, HULK y EL CABALLERO OSCURO. Eso sí, a muchas distancia de las que creo que son las mejores manifestaciones de los súper-héroes en el cine, ninguna de ellas basada en ningún comic: DARKMAN, ROBOCOP y EL PROTEGIDO.