sábado, 29 de enero de 2011

Jin-Roh

(Jin-Rô)
Japón, 1998. 102m. C.
D.: Hiroyuki Okiura P.: Tsutomu Sugita & Hidekazu Terakawa G.: Mamoru Oshii I.: Yoshikazu Fujiki, Sumi Mutoh, Hiroyuki Kinosha, Yukio Hiroda F.: 1.85:1

Hay que acercarse a Jin-Roh con la precaución de quien está allanando un terreno desconocido, de encontrarnos ante una pieza pequeña de un gran conjunto cuyo alcance ignoramos. Y es que Jin-Roh no es una obra aislada, sino que pertenece al proyecto multimedia que Mamoru Oshii consagró a los Kerberos Panzer Cops -una fuerza paramilitar bajo mando del gobierno de gran poder destructor e intimidador aspecto, cuyo diseño sirvió de "inspiración" más que evidente para los Helghast del vídeojuego Killzone- y que se compone de dos películas de imagen real (The Red Spectacles de 1987 y StrayDog: Kerberos Panzer Cops de 1991, ambas dirigidas por el propio Mamoru Oshii), diversas series de manga e, incluso, un par de seriales radiofónicos (While Waiting For The Red Spectacles en 1987 y Kerberos Panzer Jäger en 2006). Y el anime que nos ocupa, por supuesto, única rama de tan frondoso árbol que ha llegado a nuestro país.

Pero que nadie piense, tras leer esta sucinta introducción, que no merece la pena ver Jin-Roh al no tener acceso al resto de los productos relacionados, porque es un film que se puede entender y disfrutar sin dificultad por sí mismo. En realidad lo que ha construído el director de Ghost in the Shell no es tanto una historia-río contada a través de diferentes formatos sino un universo en el que cada uno de sus planetas comparten vasos comunicantes a la vez que mantienen independencia propia (al igual que en la otra obra multimedia de Oshii: "Blood, the last vampire"). De hecho, Jin-Roh es un excelente medio de introducirse en tan complejo universo, especialmente por empezar con un prólogo que nos narra el origen de los Kerberos y que ayuda al espectador neófito a situarse (lo que no podía decirse de las extrañas propuestas de imagen real señaladas anteriormente).

Quien se deje seducir por el impresionante diseño de los Kerberos (a medio camino entre el androide de infantería y el fetichismo nazi) y espere asistir a un ruidoso espectaculo pirotécnico es posible que se lleve una decepción. Jin-Roh (al igual que ya ocurría en The Red Spectacles y en StrayDog: Kerberos Panzer Cops) comprime sus escenas más trepidantes en su comienzo y en su final, como si fuesen la intro y el outro física en respuesta a la violencia emocional que rige el desarrollo central del film. Jin-Roh nos cuenta la odisea introspectiva de Kazuki Fuse, un miembro de la brigada Kerberos, producto del trauma sufrido en una de sus misiones en la cual asistió impotente al suicidio de una niña que colaboraba con un grupo terrorista. A partir de ese momento, Fuse se interrogará sobre su misma identidad, encerrada en una coraza de acero que le aisla de su propia humanidad. Su distanciada relación amorosa con la hermana de la chica muerta les convierte en dos náufragos en un oceano emocional en el que los sentimientos son incompatibles con la supervivencia.

Todo en Jin-Roh exuda tristeza: desde el trazo esquemático (pero no carente de detalle) de los rostros de los personajes a sus movimientos lentos, casi sonámbulos; el bajo volumen con el que los protagonistas recitan sus diálogos y las lánguidas composiciones de Hajime Mizoguchi, quien incluso en sus temas más impactantes prioriza lo melancólico a lo trepidante. Incluso los escenarios por los que se mueve Fuse, con su vaga ambientación steampunk (la acción transcurre diez años después del final de la II Guerra Mundial: los edificios, vehículos y armas de la época se ven cortocircuitados con la presencia futurista de los Kerberos), parecen contagiados de su estado anímico, haciendo gala de una paleta de colores apagada y con la presencia constante de la lluvia y los paisajes desolados.

Ya desde la cita que abre el film, Jin-Roh utiliza la figura del lobo como elemento alegórico, convirtiendolo en una variación del cuento de la Caperucita Roja: Fuse es el lobo que tiene que ocultar su esencia depredadora disfrazándose de hombre en un intento de integrarse entre los humanos y cayendo rendido ante una Caperucita particular en cuyo bolso lleva bombas en vez de comida. Que Mamoru Oshii aluda explícitamente al clásico cuento de hadas integrándolo en los diálogos, así como llenando el metraje de alusiones al carnívoro mamífero, subraya el mensaje del film hasta hacerlo tan obvio que acaba perdiendo fuerza lo que no impide que, en conjunto, Jin-Roh vuelva a demostrar tanto la fascinanción de Oshii por el esteticismo belicoso como por las almas que resuenan tras las relucientes corazas que lo conforman.


Posdata
: una fotografía de mi Kerbero particular:

(click para agrandar)

2 comentarios:

Stranno dijo...

Me has animado a verla, quizá esta noche

Int dijo...

Me alegro que el blog sirva para incentivar a los lectores a descubrir obras desconocidad. Por supuesto, espero su opinión.