viernes, 3 de septiembre de 2010

Colección Metal Gear Solid

Para romper la monotonía del blog, consistente prácticamente sólo en las entradas dedicadas a las películas que veo, y para oxigenarlo un poco he decidido hacer algo que llevo tiempo pensando. Me gusta mucho ver las colecciones que la gente suele subir a la web (principalmente, dedicadas a los vídeo-juegos), así que he cogido mi abandonada cámara y he decidido hacer un repaso a mi (muy modesta) colección dedicada a la que problablemente sea mi saga favorita del medio: Metal Gear Solid. Sin más dilación, comenzamos (click en las fotos para agrandar).

Juegos:

Y empezamos, lógicamente, con el juego que lo comenzó todo. Si bien no hay que olvidar la importancia de las dos entregas anteriores aparecidas en MSX, creo que es indudable que la entrega aparecida en PSX fue la que desató la fiebre por la saga. Número uno en mi lista de juegos de cabecera, Metal Gear Solid es una de las experiencias más absorventes a la que me haya enfrentado, fruto tanto del fascinante entramado argumental (con una de las más carismáticas galerías de villanos que servidor haya visto), la impecable puesta en escena de las escenas de vídeo, su atmosférico diseño cyberpunk y los fascinantes juegos metalingüísticos. Todo ello fruto de la privilegiada mente de Hideo Kojima. Momentos como el enfrentamiento contra Psycho Mantis y la recta final me siguen poniendo la piel de gallina. Juego conseguido en una subasta en eBay a un precio razonable teniendo en cuenta las sumas que se piden hoy en día por esta obra maestra.


Las dos siguientes entregas aparecidas en PlayStation 2. Lo más interesante de Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty es la presentación de un personaje nuevo, Raiden, un agente novato enviado a una plataforma petrolífera en medio del mar que ha sido ocupada por una banda terrorista. Aunque algunos fans se sintieron decepcionados por la pérdida de protagonismo de Solid Snake, a mí me resulta muy estimulante el controlar un personaje que es la antítesis de Snake: lleno de ideales y confianza en aquellos que le han enviado a la misión. Una entrega más delirante que la anterior, hasta entrar en el terreno de lo críptico, y que a día de hoy sigue luciendo un aspecto excelente.

Más allá de gustos personales, creo que se puede considerar a Metal Gear Solid 3: Snake Eater la entrega más completa de la serie. Ambientado en los años 60 y manejando al futuro Big Boss, da la impresión de que Kojima casi pretende hacer un simulador de supervivencia. Abandonados en una intrincada selva, tendremos que cazar para alimentarnos, tener cuidado de no enfermar y de las indigestiones, controlar nuestro camuflaje y curarnos de nuestras propias heridas. La entrega más emotiva gracias a la incorporación del personaje de The Boss, Metal Gear Solid 3: Snake Eater casi consigue la perfecta combinación entre la intensidad de un film de acción y la interactividad de un juego.

Ambas copias las conseguí rebuscando en los cajones de 2ª mano de las tiendas especializadas. La copia de Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty viene con un segundo DVD con un making of, y la otra es la versión Subsistence, la cual incluye 3 DVDs: el 1º, con el juego con una (imprescindible) cámara libre adaptada; el 2º, una recopilación de los vídeos del juego, a modo de película; y el último, con los Metal Gear y Metal Gear 2: Solid Snake originales de MSX, el segundo realmente excelente.


Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots es la última entrega aparecida en consolas de sobremesa y motivo de compra de la PlayStation 3 (en su versión Slim). Aunque algunas de sus decisiones argumentales y el desarrollo en general me resultan muy discutibles, no puedo por menos que admirar la capacidad de Hideo Kojima para cerrar todos los cabos de una saga aparecida hace 20 años y que con la 2ª entrega parecía que se la había ido de las manos. Destaca el asfixiante clima bélico y casi apocalíptico en que transcurre el juego y la aparición de prácticamente todo el cast de la saga. Como anécdota destacar que compré el juego antes de tener la consola.

Del Portable Operations poco puedo decir, porque no lo he jugado. Lo probé y entre el control y el desarrollo del juego (eso de ir reclutando soldados...) me desanimé y ahí lo tengo pendiente. Desde aquí un agradecimiento al señor Madjoker y su hermano quienes me trajeron el juego desde Irlanda, ya que yo no lo encontraba en mi ciudad.

El Peace Walker ya es otra cosa. Lo compré el mismo día que salió y, desde que lo comencé, ya no pude soltarlo. La acción transcurre 10 años después de Snake Eater y volvemos a manejar a Big Boss. Lo más importante a nivel argumental es cómo se perfila la personalidad de Big Boss de cara a la creación de Outer Heaven y jugablemente lo bien que se ha adaptado el control a la PSP y su brillante apartado técnico. ¿Lo peor? El encargado de dibujar las secuencias de vídeo vuelve a ser, al igual que en la anterior entrega para la portátil de Sony, el mediocre Ashley Wood.

Libros:

La guía oficial de Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots y todo un ejemplo para este tipo de publicaciones. No sólamente incluye un detallado recorrido por el juego, explicando todos los secretos, dando alternativas a la hora de enfrentarnos a los peligros y una exhaustiva base de datos con todas las armas, trajes, etc. sino que al final se incluyen una serie de apéndices donde se hace un repaso a la historia de toda la saga, fichas de todos los personajes y teorías explicativas. La compré a la vez que la consola.


The Art of Metal Gear Solid en su versión 1.5 (la diferencia con la anterior edición son un par de dibujos y una entrevista final). Sin duda, una de mis posesiones más preciadas. Y es que uno de los elementos que más me gustan de la saga son sus diseños y, especialmente, el estilo de su dibujante, el gran Yoji Shinkawa, quien, para mi eterna frustración, no hace mangas. Un libro muy completo, con todos los diseños, imágenes promocionales y todo tipo de imaginería de Metal Gear Solid. Además, está en bilingüe, japonés/inglés, así que podemos entender las anotaciones. Comprado por eBay.


El Metal Gear Solid 4 Master Art Works es un libro de ilustraciones parecido al anterior. Por tanto, incluye todo tipo de referencia visual del juego, desde dibujos técnicos de vehículos, escenarios o armas, hasta la representación de todos los personajes. Lo interesante de este libro es que, debido al desarrollo argumental del juego, encontraremos ilustaciones de prácticamente todos los personajes de la saga y, por otro lado, a Shinkawa le acompañan otros lápices, así que disfrutaremos de todo tipo de estilos. ¿La mala noticia? Que sólo está en japonés, así que nos perdemos las siempre interesantes anotaciones. Comprado en eBay.

Figuras:

Solid Snake en su versión MGS 2, de la colección 20th Metal Gear Anniversary de la compañía Medicom Toy. Atención a futuros compradores: no os fiéis, aunque en un principio parezca que la figura se sostiene perféctamente en pie, siempre, repito, siempre acabará cayéndose. Consejo: apoyadla contra algo. Un saludo al señor BizarroJoe quien me la consiguió por un precio ridículo.


De nuevo, Solid Snake en su versión MGS 2. Destacar la peana hexagonal que recuerda a las que aparecían en el menú del juego, la chulísima postura y que la Socom con la que apunta es más grande que su cabeza. Comprada en eBay.


Otro modelo de la colección 20th Metal Gear Anniversary de Medicom, esta vez el Old Snake de MGS 4 reproduciendo la postura con la que aparece al principio del juego. Destacar el detalle del cigarrillo y una pena que no incluya el Solid Eye aunque cierto es que a esas alturas del juego aún no lo había conseguido. Por el resto, una figura excelente y de gran detallismo. Mencionar de nuevo a BizarroJoe quien me dio el chivatazo de la tienda donde adquirirla.

Y la última figura también pertenece a la colección 20th Metal Gear Anniversary de Medicom: el Raiden de MGS 2 excelentemente detallado y que, a parte de lo que se ve, decir que venía con una pistola y una segunda mano para agarrarla. Comprada en eBay.

Bueno, pues esto es todo. Espero que haya resultado interesante y, tras este paréntesis, a volver al curro y a ver películas y a comentarlas. Un saludo a todos.

PD.:

Un Cyborg Ninja dibujado por un servidor tomando como modelo, eso sí, una ilustración de Yoji Shinkawa.

8 comentarios:

Yota dijo...

Yo también soy muy aficionado a los videojuegos y desde hace un lustro estoy sorprendido de lo barato que se compran por ebay juegos clásicos.

De esta saga tengo en concreto el primer Metal Gear de NES, del año 87, nada que ver desde luego, pero apuntaba maneras.

Int dijo...

Barato dependiendo del juego. Querer comprar un METAL GEAR SOLID, un FINAL FANTASY VII o un ICO supone arrascarse (y mucho) el bolsillo.

Yo pude jugar al primer METAL GEAR gracias a que está incluido en el SUBSISTENCE. Como curiosidad decirle que la versión de NES tiene algunas diferencias con respecto a la original de MSX. La más extraña (y absurda) es que al final no te llegabas a enfrentar al Metal Gear, de hecho, ni siquiera aparecía, mientras que en el de MSX sí. Lo dicho, un cambio muy extraño.

Un saludo.

MadJoker dijo...

Me encantan este tipo de hilos. Por cierto, menudo currado que esta.
A ver si le das caña al Portable OPs, que no se diga.

Int dijo...

Me alegro de que hayas disfrutado con el repaso.

Pues sí que debería ponerme con el PORTABLE OPS, puede que ahora que me pasé el PEACE WALKER se me dé mejor.

Ángel dijo...

Me he tenido que poner mis gafas anaglifo de Hannah Montana para ver las fotos porque tanto productor original no puede ser bueno para la vista

Int dijo...

Estás un poco desfasado. Pinta de negro tus gafas porque la "ingenua" Hanna Montana es la ahora "sexy" Miley Cyrius.

olahf dijo...

ya era hora de que repasaras los juegos, ya que ocupan en tu ocio un tiempo similar o mayor al cine, y hay mucho que reseñar, me ha gustado el post

Int dijo...

Bueno, en realidad este post es una excepción en la tónica dominante del blog. Cierto que le dedico bastante tiempo a los videojuegos, pero ni tengo el conocimiento ni la capacidad para escribir sobre ellos. Con el cine pasa lo mismo, pero con el tiempo he aprendido a disimularlo mejor.