martes, 4 de mayo de 2010

Terminator Salvation

(Terminator Salvation)
USA/Alemania/UK/Italia, 2009. 118m. C.
D.: McG P.: Derek Anderson, Moritz Borman, Victor Kent Kubicek & Jeffrey Silver G.: John D. Brancato & Michael Ferris I.: Christian Bale, Sam Worthington, Moon Bloodgood, Anton Yelchin F.: 2.35:1

Despues de repetir durante tres veces consecutivas el mismo esquema argumental, el modificarlo supone, ya de entrada, un soplo de aire fresco a una franquicia que había tocado fondo en su entrega anterior. Por primera vez, Terminator Salvation sitúa la acción integramente en la guerra contra las máquinas en un futuro posthecatómbico y está protagonizada por un John Connor adulto. Esto, en un principio, suponía un problema: convertido en las anteriores entregas en un ser de proporciones míticas, la leyenda de John Connor se sustentaba en su ausencia. Pero Terminator Salvation supera este handicap con inteligencia: John Connor no es un líder mesiánico sino casi un soldado más, un jefe de pelotón que también tiene que responder ante sus superiores. Al contrario que otros revival, Terminator Salvation no se olvida de sus precedentes y ahí radica la clave de su éxito: repleta de afortunados guiños al seguidor de la saga (tanto en frases como en gestos: las miradas furtivas de Marcus, el "Volveré" que le espeta Connor a su mujer, el "Ven conmigo si quieres vivir" de Kyle Reese, la aparición del original modelo T-101, la canción que se oye en la radio de Connor es la misma que escuchará de niño a lomos de su moto), el comportamiento de este John Connor adulto sólo es entendible conociendo su pasado. Terminator Salvation prosigue el estudio de las capacidades destructoras y sentimentales iniciado en Terminator y desarrollado en Terminator 2. El juicio final: será el respeto que Connor siente por la vida humana y su capacidad de entender a las máquinas lo que le proporcionará la victoria. Por tanto, no nos encontramos ante el perfil de un héroe indestructible, sino ante el caldo de cultivo que le convertirá en el líder de la resistencia humana ante las máquinas.

Pero si, como hemos visto, Terminator Salvation cumple como parte integrante de una saga, como película de acción es directamente sublime, encontrándonos ante la entrega más espectacular hasta el momento. Y gracias, ante todo, al trabajo tras las cámaras de McG quien da rienda suelta a su sentido del espectáculo aprovechando un escenario deudor del apocalipsis desértico de Mad Max, apoyado en una estupenda fotografía de colores apagados, casi en blanco y negro, que resalta la falta de esperanzas en la que están sumidos los supervivientes. El director de la excelente (e infravalorada) Los ángeles de Charlie se muestra tan inspirado a la hora de crear un ambiente de angustiosa pesadilla (las escenas de los prisioneros de las máquinas, tratados como si fuesen ganado, referencia directa a los campos de exterminio nazis) como al desarrollar las escenas de acción, impecables tour de force pletóricos de emoción, intensidad e inventiva (el plano secuencia que sigue las maniobras de John Connor a los mandos de un helicóptero, la persecución de las moto-terminator a los protagonistas a bordo de un camión), además de incluir ingeniosos apuntes de puesta en escena que complementan el discurso del film: todas las escenas de batallas entre el hombre y las máquinas están acompañadas de música enfática e hiperbólicos movimientos de cámara; en cambio, los enfrentamientos entre humanos son mostrados a ras de suelo y sin música.

2 comentarios:

Ángel dijo...

Los Ángeles de Charly con su Final Fantasy VIII para 2 jugadores xD

TS me gustó bastante, tiene un ritmo correcto que hace que la película no caiga en el tedio, típico de películas de acción. Y lo digo sin haber visto T1/T3, y habiendo visto T2 hace un porrón de años, aún así, sin tener en cuenta los antecedentes, no se me hizo pesada o críptica en sus chistes o guiños

Int dijo...

Es un poco grave el que a estas alturas no hayas visto un clásico como el primer TERMINATOR.

Si te lo curras, seguro que te puedes bajar un screener de la época y en ultra-scope.