miércoles, 5 de mayo de 2010

Iron Man 2

(Iron Man 2)
USA, 2010. 124m. C.
D.: John Favreau P.: Kevin Feige G.: Justin Theroux I.: Robert Downey Jr., Don Cheadley, Gwyneth Paltrow, Scarlett Johansson F.: 2.35:1

Y la historia vuelve a repetirse. De seguir así, empiezo a replantearme muy seriamente el omitir la presentación de una nueva franquicia para apuntarme, directamente, a la segunda parte. Y lo digo porque, al igual que pasara con Batman (tanto la versión de Tim Burton como la de Nolan), Spider-Man o X-Men, Iron Man 2 es una película considerablemente superior a su primera parte. Si Iron Man alcanzó una popularidad que se me antoja a todas luces desproporcionada era por su ligereza, por ser un producto de consumo bien hecho. Pero esa ligereza suponía su principal talón de Aquiles: al producto final le faltaba gravedad siendo un entretenimiento simpático pero que difícilmente podía llegar a emocionar. Iron Man 2 parte de una ventaja clara: el origen del protagonista ya está contado, pudiendo centrarse en los personajes y retratar su entorno, hacerlo más familiar de cara al espectador y, de esta manera, concretar más el peligro que sufren los protagonistas.

En este sentido, el comienzo de la película es toda una declaración de principios: la secuencia de créditos nos presenta a quien será el principal enemigo de Tony Stark, construyendo en un angosto y oscuro cuartucho su arma principal. A continuación , asistimos a la fastuosa presentación que Stark hace ante una multitud entregada de la apertura de la conocida como EXPO Stark, en la que se hace evidente muestra de su poder (sus vertiginosos vuelos con la armadura) y de su ego (el discurso de Stark). Un plano subjetivo en el que se retrata su salida, escoltado por su secretario a través de una marea humana enfervorizada y henchida del fenómeno Iron Man, muestra a la perfección el vértigo hedonista al que Stark se ve sumergido. Un ambiente festivo el cual se ve amenazado por las imágenes anteriores dotando a toda la escena de un tono fatalista.

En general, Iron Man 2 sustituye el desenfado de la anterior entrega por un tono más grave y levemente trágico: la larga escena en la que Tony Stark se enfrenta al tribunal de los USA para responsabilizarse del uno de su armadura y los intentos del ejército para apoderarse de la tecnología Stark refleja una sociedad belicosa, cuyos pilares se sustentan en las armas, en la guerra aunque enarbolen la excusa de la búsqueda de la paz. Una paradoja que se concreta en el propio Tony Stark, cuya propia vida se verá amenazada por lo que en su momento le salvó la vida y le han dado una justifización a su existencia: la armadura de Iron Man. Aristas que enriquecen un personaje que tendrá que bucear en su propio pasado para dar sentido a su presente. Todo un entramado dramático que si bien repercute en un producto quizás menos evasivo que el primer Iron Man, ganamos en una mayor espectacularidad en las escenas de acción (destacando especialmente el ataque de Ivan Vanko en la carrera de Fórmula 1 en Mónaco o el enfrentamiento entre Iron Man y Máquina de Guerra contra decenas de robots en un ambiente inequívocamente japonés) gracias a la densidad que proporciona un peligro real y unos personajes desarrollados.

Sin ser una película perfecta (concesiones a la galería como la bochornosa escena del cumpleaños de Stark, sin duda lo peor de la película; o todo lo que concierne a la trama de los Vengadores, un peaje que la película tiene que pagar por su condición de pieza de un macroproyecto. Por contra, tenemos la presencia de la Viuda Negra, una Scarlett Johansson menos insoportable de lo habitual y que proporciona algunas de las escenas más espectaculares del film) Iron Man 2 demuestra, al menos, dos cosas: que "blockbuster" y "desarrollo dramático" no son términos incompatibles; y que el reciente cine de súper-héroes está empecinado en demostrar que segundas partes no sólo pueden ser buenas, sino, incluso, superiores al original .


3 comentarios:

fer1980 dijo...

No se, me parecio bastante peor que la primera, las cosas parecen que pasan por que si, el desarrollo de los personajes es nulo, y no me parece que se tome demasiado en serio a si misma, me gusto, pero me pareció menos interesante que la primera.

Int dijo...

Madre mía, por lo que cuentas realmente parece que hemos visto dos películas diferentes.

He echado un vistazo y sí, en general, parece que me he quedado solo. Me parece extraño porque a mí me parece que esta secuela obviamente es muy superior a una primera parte del todo sobrevalorada.

Supongo que en lo que sí estamos de acuerdo es en que todos hemos disfrutado de Scarlett Johansson.

fer1980 dijo...

Hombre Scarlett esta muy buena si, pero su persoanje da bastante pena.