jueves, 24 de febrero de 2011

La cosa

(The Thing)
USA, 1982. 109m. C.
D.: John Carpenter P.: David Foster & Lawrence Turman G.: Bill Lancaster, basado en el relato de John W. Campbell Jr. I.: Kurt Russell, Wilford Brimley, T.K. Carter, David Clennon F.: 2.35:1

Lección de anatomía primordial
En su segundo número dentro de su mítica etapa dentro de La cosa del pantano, el guionista británico Alan Moore decidió reinventar al protagonista de la misma, aportándole una esencia elemental que lo convertía en algo así como un dios de los pantanos. En "Lección de anatomía", Moore nos decía que su protagonista, Alec Holland, no se había convertido en una planta, como él (y nosotros los lectores) creía, sino que, en realidad, era una planta que se creía que era Alec Holland. En suma, la conciencia de Holland había encontrado como única posibilidad para sobrevivir el refugiarse en una imitación de su cuerpo humano hecha con ramas, raíces, plantas y barro: el exterior (su forma antropomorfa) como el interior (sus intestinos, sus pulmones, su aparato digestivo, su corazón) eran producto de un trabajo de mímesis.

Cuando el doctor Blair realiza una autopsia al laberinto cárnico en que se ha convertido lo que anteriormente era un perro, llega a una conclusión parecida: lo que él y sus compañeron habían salvado de una pareja de noruegos aparentemente dementes no era un perro, sino algo que se parecía a un perro. De nuevo, un producto de mímesis por parte de una inteligencia extraterrestre ancestral cuya única capacidad de supervivencia consiste en convertirse en el reflejo sustitutivo de quienes le rodean.

Atrapados en las montañas de la locura
La conexión La cosa del pantano-La cosa (o, si se prefiere, Alan Moore-John Carpenter) viene guiada por la permanente presencia de H.P. Lovecraft, escritor norteamericano especializado en literatura de horror a la cual sacó de las tétricas catacumbas de la literatura gótica para configurar una mitología personal de pavor cósmico y terror materialista, cuyo legado más permanente, y popular, son los conocidos como los mitos de Cthulhu. Cuando el piloto de helicóptero, McReady y el propio Blair se acercan al campamento noruego para investigar los extraños sucesos que allí se han desatado y se encuentran con un gigantesco bloque de hielo cuyo interior hueco desvela que anteriormente estuvo ocupado por "algo", parece que Carpenter esté realizando una adaptación de la novela corta En las montañas de la locura, escrita por Lovecraft en 1931 y publicada por entregas en 1936.

Al igual que el film del director de La niebla, el relato de Lovecraft tiene como escenario las desoladas y gélidas montañas de la Antártida, en la cual unos científicos investigan unos restos fósiles que desentierran accidentalmente y que corresponderán a unas criaturas cuya extraña forma no saben clasificar como animal o vegetal. El ser poliforme que aparece en La cosa, con sus mandíbulas, sus tentáculos, sus garras o sus extremidades arácnidas, el cual, como se nos indica, lleva enterrado en la tierra desde hace millones de años, se convierte en un representante de los seres primordiales creados por Lovecraft, con Cthulhu a la cabeza, que llegaron a la Tierra en los albores de los tiempos y que permanecen dormidos en el fondo de los océanos y cuyo despertar supondrá el fin de la humanidad (los protagonistas son conscientes de que si "la cosa" consigue salir de la Antártida significaría el exterminio del hombre en cuestión de días).

El intento de Carpenter por traducir en imágenes las imposibles descripciones lovecraftianas hacen de La cosa un film visceralmente físico: retomando el título del cómic guionizado por Alan Moore, La cosa consiste en toda una lección de anatomía abisal: las mandíbula del perro que se abre hasta desgarrarse; el ojo que parpadea en el interior de un viscoso amasijo de carne; la sangre congelada colgando del brazo de uno de los noruegos que se cortó las venas, convertidas en macabras estalactitas carmesí; el vientre que se abre desvelando una pavorosa mandíbula que se traga los brazos de quien se apoyaba en él; la lengua a modo de látigo con el que una cabeza se arrastra por el suelo. El cuerpo humano pierde su familiaridad para retorcerse y estirarse en formas irreales e imposibles que apunta directamente a nuestro subconsciente, despertando nuestros temores más primigenios al tornar lo conocido en enigmático.

¿Quién está ahí?
Pero que nadie piense a tenor de lo escrito que La cosa es un film impersonal dentro de la filmografía de John Carpenter a pesar de trabajar con un guión ajeno y partir de un material preexistente (por partida doble: el relato original escrito por John W. Campbell en 1938 y la posterior adaptación cinematográfica dirigida por Christian Niby en 1951). De hecho, si nos fijamos en la ficha técnica del film producido por la RKO Pictures, encontraremos la clave que hace de La cosa un film que Carpenter estaba destinado a hacer: El enigma de otro mundo fue producida por Howard Hawks (y, según se dice, también dirigida de forma no acreditada), de quien el director de Están vivos ha confesado ser ferviente admirador. En una antigua entrevista vista en el programa de televisión "Dias de cine", Carpenter declaraba que él siempre ha querido hacer westerns pero que sólo le dan dinero para sus películas de terror.

Quizás por esa razón, prácticamente de cada film suyo se puede hacer una doble lectura bajo los parámetros del género western y, en esto, La cosa no es una excepción. De hecho, más comenzar el film Carpenter nos enseña una serie de pistas que apunta en este sentido: cuando el grupo de científicos norteamericanos son atacados por uno de los noruegos, Palmer, quien está viendo lo que está pasando desde el interior del refugio, rompe una ventana con su revólver y dispara a través de ella, como si fuese un sheriff en medio de un tiroteo en una película del oeste. Por si cabía alguna duda, McReady porta un sombrero al más puro estilo cowboy.

Carpenter rescata el esquema del grupo aislado que resiste atrapado en el interior de un edificio que se transforma en una prisión y con el que Howard Hawks construyó clásicos como Río Bravo o El Dorado, que el propio Carpenter revisitaría en títulos como Asalto en la comisaría del distrito 13 o el final de La niebla. Pero que aquí se presenta con una importante diferencia: la amenaza no proviene del exterior, sino que se encuentra encerrada en el interior con ellos, incluso a un nivel biológico. De esta manera, el componente claustrofóbico se densifica aún más desde el momento en el que los protagonistas no pueden fiarse los unos de los otros, ya que cualquiera podría ser "la cosa". Con estos elementos, el resultado es un film inevitablemente oscuro y pesimista, en el que el espectador es incapaz de empatizar con ninguno de los personajes y todos parecen ocultar algo.

Así, lógicamente, La cosa sólo podía finalizar rodeada de la más absoluta oscuridad, con dos figuras apenas iluminadas por las llamas que les rodean y cuya pasividad y tranquilidad es sinónimo de la aceptación de su aciago destino. El lento fundido en negro que cierra el film supone la definitiva coda nihilista: la pérdida absoluta de esperanza supone el triunfo de "la cosa": los protagonistas finalmente han perdido lo que les hacía humanos.

5 comentarios:

Stranno dijo...

Hablando de Lovecraft ... jejeje

Tengo pendiente la original de La cosa, de los 50, por lo que he visto tiene buena pinta pero aún no la he podido conseguir en una calidad aceptable (y en un formato ultra-widescreen adaptado a mis necesidades)

Sobre la de Carpenter no puedo por más decir que es una de mis películas favoritas, aunque supongo que sea por el hecho de que los escenarios polares y en el espacio son mis favoritos del género de terror. La ambientación está muy lograda, aunque me decepcionó el monstruo, supongo que esperaba algo más espectacular. Casi más que con sus apariciones me quedo con los momentos de tensión en que unos dudan de otros acerca de quién ha sido "contaminado"

No había adivinado las referencias a Lovecraft, aunque sin haber leído "En las montañas de la locura" es difícil encontrar la relación, porque no es que se parezca mucho a sus monstruos clásicos como el Cthulhu (ese es Davy Jones total)

lord_pengallan dijo...

Esta peli la revideé hace un par años y me sorprendió porque no la recordaba tan buena. Es bastante redonda. Buenas actuaciones, buena dirección, tensión, misterio... Muy superior a la de NY a la que has puesto el mismo nº de estrellas.

Int dijo...

Stranno: "El enigma de otro mundo" es un perfecto ejemplo de ciencia-ficción americana de los 50, para lo bueno y para lo malo: demasiado discursiva aunque no carente de encanto. Sin duda, la de Carpenter es muy superior.

Lord Pengallan: las puntuaciones son intransferibles a la propia película. Por ejemplo, 4 estrellas no significan lo mismo para un film que para otro. Y aunque pueda sonar a herejía, si tengo que elegir me quedo con las aventuras de Snake Plissken (con las dos).

Un saludo y perdón por el retraso con las respuestas.

Iñaki dijo...

Yo sin embargo me quedo con LA COSA de todas todas. Me parece la cuadratura del círculo en practicamente todos los aspectos cinematográficos destacables.

Hasta Morricone se hace pasar por Carpenter en su tema central!

Su ritmo, sobrio, casi congelado es soberbio, su planificación perfecta, montaje de diez, los actores escogidos al dedillo (Russell le tira el café al ordenador y lo insulta y el personaje ya está definido de un plumazo!), la acumulación de suspense está a la altura de la mejor película de género que se cite (la secuencia del test de sangre es sencillamente magistral) y así podría seguir con cada departamento artístico, con cada secuencia, veo hallazgos en cada minuto de esta cinta, muy superior a la original de los 50, que también es maja por cierto.

Para mi la mejor, aunque seguida de cerca por LA NIEBLA, HALLOWEEN y VAMPIROS.

Saludos en paralelo.

Int dijo...

A mí, que la vi de pequeño, se me quedó clavada en la memoria la escena del desfibrilador

Y ya que usted se ha mojado, yo no voy a ser menos. Y mis tres pelis favoritas de Carpenter serían (al menos, ahora): LA NOCHE DE HALLOWEEN, VAMPIROS y 1997. RESCATE EN NY.