miércoles, 24 de marzo de 2010

Alien 3


(Alien 3) USA, 1992. 145m. C.
D.: David Fincher
I.: Sigourney Weaver, Charles S. Dutton, Charles Dance, Paul McGann

En estos tiempos en los que etiquetas como "Versión extendida" o "Director's Cut" se han popularizado hasta niveles absurdos (hasta extremos surrealistas como el de El Exorcita, que en realidad debería llamarse el Producer's Cut, pues William Friedkin sí logró imponer su criterio en su momento) y que está claro que no se trata más que de un reclamo comercial (en realidad, la integración en el film de lo que antes se denominaba como "Escenas eliminadas" en la sección de extras), no deja de ser curioso el caso de la Versión Especial de Alien 3 que si bien no es un genuino DC (pues David Fincher no ha participado en el nuevo montaje ni quiere saber nada del asunto) sí que presenta un montaje más cercano a lo inicialmente pensado por el director de Seven. Este rencor que persiste a pesar del paso de los años es representativo de los problemas que la tercera entrega de la saga de Alien atravesó en todo su proceso y cuyo resultado finalmente no satisfizo a nadie. Un caso que confirma la teoría de que cualquier película que haya tenido la fortuna de contar con una buena secuela, irremediablemente se hundirá en la tercera (pensemos en los casos de Spider-Man, X-Men, Scream, Batman, Terminator... ¿El padrino?).

Ya desde su mismo comienzo, Alien 3 parece querer alejarse de las sombra de su predecesora, eliminando a los supervivientes de Aliens. El regreso, Hicks y Newt, volviendo a dejar a Ripley sola, como si arrastrara una maldición que la une irremediablemente a una mortífera criatura alienígena que le impide la formación de una familia. Una de las constantes de la saga es la utilización de un género concreto, así en Alien. El octavo pasajero se utilizaban los esquemas de un film de casa encantada, convirtiendo a la Nostromo en un caserón gótico, y James Cameron convirtió la segunda entrega en un film bélico, Alien 3 nos encierra en un film carcelario, con la llegada de Ripley a un monasterio medieval, convertida en una Virgen María del Apocalipsis, representación de la tentación, del pecado para los internos. Una lectura religiosa que sustituye al ambiente sexualizado del film de Ridley Scott y al fetichismo militarista de Cameron y que convierte a Alien 3 en el film más siniestro y claustrofóbico de la saga, potenciado por un ambiente sucio y degenerado (esa comunidad de criminales, asesinos y violadores que intentarán ultrajar a la misma Ripley) y marcado por el pesimismo que anuncia la inmolación de la protagonista.

Los esfuerzos de David Fincher, en su debut en el cine, por convertir Alien 3 en un espectaculo visual consiguen un buen puñado de escenas para el recuerdo (los vertiginosos travellings desde el punto de vista de la criatura, el movimiento de cámara que arranca en la puerta de los aseos y termina con el plano de Ripley duchándose, la transparencia que transforma unos cadávares embalsamados en lágrimas) pero no consigue ni remontar un guión absurdo y carente de ideas (¿alguien me explica la relevancia dramática que puede tiener el que el planeta esté infestado de piojos más allá de mostrar a Sigourney Weaver más fea que nunca?) ni dar entidad a la criatura en su ridícula mutación del original. Lo máximo que consigue es convertir un personaje fuerte y carismático en alguien arrogante y lloriqueante, cuyo sacrificio no nos conmueve, ni siquiera nos importa. Como dijo Jesús Palacios, "un triste final para lo que podría haber sido la mejor saga de ciencia-ficción y terror". Lo peor, es que no fue el final.


3 comentarios:

lord_pengallan dijo...

Esta fue la 1º de Alien que vi en el cine y me pareció mala. Cuando la volví a ver años después y años ha, ya me empezó a gustar. Sin ser buena creo que esta infravalorada, aunque no puedo defenderlo porque apenas me acuerdo de ella.

La verdad es que tengo que revidearlas todas ya porque tus post me estan haciendo ver cosas que me pasaron desapercibidas y que creo que le añaden mucho interés, todo ese subtexto sexual, esa caracterización de Ripley como Virgo, etc., a una saga que esta perdiendo parte del mordiente que tenía al ser archimitada y archihomenajeada.

Int dijo...

ALIEN 3 también fue la 1ª de la saga que vi en el cine y, siendo sincero, no me acuerdo de qué me pareció en su momento. Me parece una peli mediocre, pero no carente de personalidad.

Precisamente el otro día le comentaba a Fer que el problema de una nueva peli de ALIEN es que la criatura está muy vista. La verdad, no espero nada de la próxima entrega de Ridley Scott, aunque fue el que mejor supo visualizar al alien.

Un saludo.

lord_pengallan dijo...

Creo que tienes razón. El cine comercial ha contado todo lo que podía contar. Habría que salirse de sus presupuestos para reverdecer Alien, pero claro eso no ocurrirá nunca.